Sector Rural

Salvar nuestros suelos: encontrar formas de detener la erosión

El viento, la lluvia y las técnicas de agricultura industrial aceleran la erosión del suelo, pero se pueden mitigar antes de que el mundo se enfrente a una pérdida catastrófica en términos de rendimiento agrícola y funciones críticas de los ecosistemas.

Hoy en día, una superficie equivalente a un campo de futbol de tierra se erosiona cada cinco segundos, y el planeta se encuentra en una situación que podría conducir a la degradación de más del 90 por ciento de todos los suelos de la Tierra para 2050. La erosión, provocada por la agricultura intensiva, la labranza, el monocultivo, el sobrepastoreo, la expansión urbana, la deforestación y las actividades industriales y mineras, contribuye a acelerar la erosión del suelo, lo que puede provocar pérdidas en el rendimiento de los cultivos de hasta el 50 por ciento.

El Simposio Mundial sobre la Erosión del Suelo es coorganizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Asociación Mundial para el Suelo, el Panel Técnico Intergubernamental sobre los Suelos, la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación y un programa conjunto dirigido por la FAO con la Asociación Internacional de la Energía Atómica para desarrollar usos de las técnicas nucleares para la alimentación y la agricultura. En un programa en el que están previstas más de 20 sesiones y más de 100 presentaciones, los oradores incluyen científicos, expertos académicos, agricultores, funcionarios gubernamentales e incluso un astronauta que describirá la erosión del suelo desde el espacio.

La cubierta vegetal —incluyendo arbustos, árboles, pastos resistentes, cultivos de cobertura y rastrojos— puede reducir la erosión eólica en más del 80 por ciento y también mejorar la capacidad de absorción de agua, mitigando la compactación del suelo e impidiendo la creación de arroyos que impiden el trabajo agrícola. Las prácticas sin labranza o de labranza reducida también son efectivas, especialmente en las regiones más secas.

Entre los resultados previstos del simposio se encuentran la identificación de los “puntos críticos globales” que justifican acciones prioritarias en la gestión del suelo, una base de datos sobre las mejores prácticas de control de la erosión y un mayor consenso sobre cómo realizar análisis de costo-beneficio de las posibles intervenciones para prevenir, remediar y mitigar la erosión del suelo.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin