Tecnología

FAO lidera el camino hacia un mapeo y monitoreo más claros de turberas

Una nueva publicación y una innovadora herramienta geoespacial en línea ayudan a los países a preservar las reservas críticas de carbono

Roma, 19 de marzo de 2020.— Las turberas cubren solo el 3 por ciento de la superficie del mundo pero contienen tanto carbono como toda su vegetación, lo que subraya dramáticamente su papel fundamental en la regulación climática global. Su degradación, por drenaje o fuego u otras fuerzas, desencadena su conversión de sumideros lentos de carbono en fuentes rápidas capaces de liberar carbono almacenado durante milenios en unas pocas décadas.

Para evitar su degradación y planificar eficazmente su restauración, las turberas deben mapearse y monitorearse con urgencia.

Para ayudar a los Estados miembros en esta compleja tarea, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) lanzó hoy el mapeo y monitoreo de Peatland, una publicación práctica llena de información técnica accesible sobre las turberas del mundo y recomendaciones sobre cómo gestionar estos ecosistemas especiales.

La publicación es el trabajo conjunto de 35 autores expertos de 14 países, y destaca experiencias de países de turberas tropicales como Indonesia, la República Democrática del Congo y Perú, y las regiones templadas.

“El mapeo de turberas para conocer su ubicación, extensión y potencial de emisiones de gases de efecto invernadero, puede ayudar a los países a planificar y gestionar mejor su tierra, agua y biodiversidad, mitigando el cambio climático y adaptándose a él de manera más efectiva”, dice Maria Nuutinen, experta líder en turberas de la FAO con Departamento Forestal y coautor de la publicación.

El mapeo preciso de las turberas es un requisito previo para monitorear efectivamente los cambios en las condiciones de las turberas. Para que los países reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero y el riesgo de incendio, el monitoreo del estado de las turberas, especialmente su nivel de agua, se convierte en clave. La tarea requiere una combinación de ejercicios satelitales y en tierra. Para facilitar el acceso de los países a imágenes de alta calidad, la FAO ha desarrollado un módulo de monitoreo de restauración de turberas de última generación.

Accesible en SEPAL, parte del conjunto de herramientas geoespaciales de la FAO, el módulo fue implementado con éxito por primera vez en Indonesia por la Agencia de Restauración de Turberas de Indonesia y el Ministerio de Medio Ambiente y Silvicultura. El módulo de monitoreo de turberas proporciona información oportuna sobre las tendencias de humedad del suelo para ayudar a detectar el drenaje y monitorear los esfuerzos de restauración. Los mapas de humedad del suelo se pueden actualizar cada dos semanas utilizando imágenes de Sentinel-1 de la Agencia Espacial Europea.

“El módulo de monitoreo de turberas de código abierto en la plataforma SEPAL se desarrollará aún más para satisfacer las necesidades de la cuenca del Congo, ayudando a detectar y abordar posibles cambios y evitar incendios”, agrega Julian Fox, líder del Equipo Nacional de Monitoreo Forestal de la FAO. “Del mismo modo, Perú está trabajando para desarrollar una metodología nacional de mapeo de turberas que pueda apuntalar acciones más específicas para proteger y gestionar las turberas costeras, andinas y amazónicas. Estos países y otras organizaciones asociadas en la Iniciativa Global de Turberas allanarán el camino para que otros tomen acción en turberas.”

Las turberas vírgenes, o “mires”·, se caracterizan por condiciones casi constantes de anegamiento con una falta de oxígeno que ralentiza la descomposición por microorganismos. Puede tomar mil años para que se acumule un metro de material orgánico, la turba, y las profundidades de las turberas pueden ser de cinco metros en climas cercanos a los polos, y más de 15 metros en algunas áreas tropicales, donde la mayor productividad de las plantas ha resultado en depósitos más profundos.

Reconocer las turberas no es fácil, por lo que “el mapeo y el monitoreo deben abordarse como un ejercicio complejo y matizado”, dice Hans Joosten, uno de los principales expertos en turba y coautor de publicaciones del mundo. Los tipos de vegetación de superficie, por ejemplo, son predominantemente musgos para las turberas árticas, principalmente cañas en las zonas templadas y manglares o bosques de turberas en los trópicos. Todavía se están descubriendo turberas, incluido uno de los complejos de turberas tropicales más grandes del mundo, más grandes que Inglaterra, conectados en el remoto y difícil acceso a la región de Cuvette Centrale de la selva tropical del Congo.

Alrededor del 15 por ciento de las turberas del mundo se han drenado principalmente para usos de cultivo, pastoreo, silvicultura y extracción que conducen a la degradación a largo plazo. Los puntos críticos de degradación de turberas se encuentran especialmente en Europa, Rusia y América del Norte, el sudeste asiático, África oriental y la cuenca del Amazonas. Esto a menudo se debe a la falta de conocimiento sobre la ubicación, extensión, características especiales de las turberas, como el riesgo de incendio, los beneficios y el potencial para la mitigación del cambio climático.

El conocimiento sólido sobre la ubicación y evolución de las turberas también ayudará a su consideración en las políticas y planes nacionales de agricultura, suelo, bosques y uso de la tierra, y en los sistemas de monitoreo y presentación de informes. En el campo, una mejor información sobre la ubicación de las turberas puede ayudar a los planificadores, gerentes y agricultores del uso de la tierra en sus decisiones de manejo.

Indonesia, que tiene el 40 por ciento de todas las turberas tropicales, ha sido particularmente activa en la toma de medidas correctivas para cambiar las prácticas de drenaje y deforestación que, desde la década de 1980, han provocado incendios extensos. Entre las iniciativas del gobierno se encuentran la política de “Un mapa” y la creación del Plan de protección y gestión de ecosistemas de turberas para guiar la protección y el monitoreo de las turberas. Del mismo modo, la República Democrática del Congo ha establecido una Unidad de Turberas para definir y abordar las necesidades prioritarias. El descubrimiento de las turberas de Cuvette Centrale es reciente, pero ya está teniendo un gran impacto en el clima y las políticas de conservación en la región.

Sin embargo, queda mucho por hacer para preservar el carbono de las turberas, por lo que el intercambio de conocimientos y el desarrollo de capacidades ofrecen sinergias significativas y pueden allanar el camino para una acción climática mejor focalizada. Las experiencias de los países en el mapeo y monitoreo de las turberas jugarán un papel clave en el desarrollo de una base de conocimiento global más sólida, para que otros países puedan aprender y utilizar enfoques innovadores para alcanzar el objetivo final de proteger este recurso natural precioso y frágil.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin