Tecnología

Los cosméticos con cannabis florecen, a pesar del vacío legal

Marcas como L’Oréal, Estée Lauder o Unilever lanzaron recientemente productos para la piel con aceite de semilla de cáñamo, cuyo uso está más autorizado

¿El cannabidiol (CBD), nuevo “superhéroe” de los ingredientes de los cosméticos? Muchos se interesan por el sector, pero los gigantes históricos de la cosmética esperan debido al vacío legal que rodea esta molécula no psicoactiva del cannabis.

“La tendencia del CBD en América del Norte es enorme”, constata Romain Lemeunier, un responsable de esa región para el gigante suizo de los aromas, fragancias y activos cosméticos Givaudan, consultado por AFP en el salón In-Cosmetics celebrado en París.

“Pero en Givaudan no nos preocupa. Tomamos una posición de mucha precaución debido a la incertidumbre jurídica y reglamentaria” sobre esta sustancia, dice.

Las grandes marcas mundiales de cosméticos siguen la misma línea. Sin embargo, para no estar ausentes en el sector, marcas como Kiehl’s (L’Oréal), Origins (Estée Lauder) o Murad (Unilever), lanzaron recientemente al mercado productos para la piel con aceite de semilla de cáñamo, cuyo uso está más ampliamente autorizado.

Es sin embargo “probable” que todos los grandes grupos del sector pasen en los próximos cinco años al CBD, una vez que se clarifiquen las reglas, estimó la agencia de estudios Euromonitor, que presenta a este cannabis suave como el “nuevo superhéroe de los ingredientes de belleza” con virtudes antioxidantes, antinflamatorias y relajantes.

A la espera, otras firmas explotan este filón emergente en el ámbito de la belleza y lanzan una batalla legal aprovechando las contradicciones entre la reglamentación europea y las posiciones más estrictas de algunos países del bloque.

En Francia por ejemplo, solo las fibras y las semillas de cáñamo pueden ser utilizadas, mientras que la legislación europea permite utilizar toda la planta, que debe tener menos de 0.2 por ciento de tetrahidrocannabinol (THC), principal sustancia psicoactiva del cannabis.

Pero “es en la flor de cáñamo que hay más CBD”, recuerda a AFP Laure Bouguen, fundadora de Ho Karan, empresa francesa que acaba de sumar a su gama de cosméticos con aceite de cáñamo un primer producto con cannabidiol.

Extraer otras partes de la planta “es una inepcia económica y ecológica”, denuncia, obligada a obtener la materia prima en otras partes de Europa.

Fyllde lanzó el mismo combate. La empresa con sede en Holanda comercializa en internet aceites y cremas con CBD extraído de fibras y granos de cáñamo biológico cultivado en Eslovenia por un laboratorio austriaco. Con un resultado “casi puro” sin THC, declaró a AFP el fundador de la empresa, el francés Reynald Fasciaux.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin