Sector Rural

Intensificarán esfuerzos para abordar desigualdades rurales de género

La nueva iniciativa de la FAO, el FIDA y el PMA financiada por la UE busca empoderar a mujeres y hombres de las zonas rurales para la seguridad alimentaria y una mejor nutrición

Tres agencias de las Naciones Unidas lanzaron hoy una nueva iniciativa mundial apoyada por la Unión Europea (UE) para abordar las causas fundamentales de las desigualdades de género en las zonas rurales y, por lo tanto, fortalecer los esfuerzos para acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición y promover una agricultura sostenible.

La UE destinará cinco millones de euros para financiar un programa de cuatro años de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que busca impulsar cambios transformadores.

El programa conjunto está diseñado para ir más allá del tratamiento de los síntomas de las desigualdades de género y la discriminación, como el acceso desigual a los recursos y beneficios, para abordar las causas subyacentes enraizadas en las normas y conductas discriminatorias de género y las relaciones de poder desiguales.

La UE y las tres agencias de la ONU comparten la opinión de que lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es clave para la seguridad alimentaria y la nutrición.

La brecha de género impone altos costos a la sociedad. En un informe innovador publicado en 2011, la FAO estimó que cerrar la brecha de género en la agricultura podría aumentar los rendimientos en las fincas administradas por mujeres en un 20-30 por ciento, generando así importantes ganancias en términos de seguridad alimentaria, crecimiento económico y bienestar social. Numerosos estudios también han demostrado que cuando las mujeres pueden ganar sus propios ingresos, invierten la mayor parte de esos recursos en sus familias (nutrición, alimentación, atención médica, educación y actividades agrícolas), lo cual es crucial para el desarrollo agrícola.

Las consideraciones de género son fundamentales para la acción humanitaria, ya que las crisis afectan las vidas de mujeres y hombres, niñas y niños de diferentes maneras. Los impactos de los conflictos, los desastres naturales y los fracasos de los cultivos no son “neutrales al género”. Un análisis reciente de los datos del PMA de 188 países reveló que tales choques reducen significativamente la esperanza de vida de las mujeres más que la de los hombres.

Además de reducir las consecuencias más extremas de una crisis humanitaria, trabajar para transformar las vidas de mujeres y niñas puede abordar eficazmente las desigualdades que las excluyen y discriminan. Por ejemplo, proporcionar asistencia alimentaria como transferencias en efectivo con oportunidades para que las mujeres accedan a recursos puede significar un mayor poder de decisión e inclusión financiera.

La iniciativa conjunta sobre Enfoques transformadores de género se lanzó hoy en el evento de alto nivel “Adopción de enfoques transformadores de género a escala para el impacto en SDG2 para acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición y promover una agricultura sostenible” organizada conjuntamente por la FAO, el FIDA, el PMA y la UE, en la sede de la FAO en Roma.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin