Análisis

Breve historia del mole de olla

Se creó durante la conquista, al mezclar los pucheros europeos con los recursos de la milpa de los indígenas

Ciudad de México, 9 de julio de 2020.— Es uno de los platillos más populares en los hogares y en las fondas del centro del país. El mole de olla se diferencia del resto de los moles por ser bastante caldoso y llevar otro tipo de ingredientes.

Es un caldo de carne de res con diferentes chiles y verduras, aunque cada familia puede prepararlo de manera diferente, sin dejar de ser delicioso.

Suele usarse el chambarete, aunque también hay otras versiones con cola de res, espinazo de cerdo, pollo, conejo, o incluso sin carne, dependiente de gustos o presupuestos.

Las verduras más comunes para su preparación son elote, chayote, calabaza, papa, ejotes y en algunos casos xoconostle.

Para su preparación también se utilizan distintas hierbas aromáticas, principalmente epazote, que le da su sabor característico.

Se cree que es un platillo que se creó durante la conquista al mezclar los pucheros europeos, que solían hacerse con trozos de carnero, garbanzos y hortalizas, con los recursos de la milpa de los que disponían los indígenas como el chile, las calabacitas, los elotes y los chayotes.

De esta manera se crea la “olla a la mexica”, hecha con carnes europeas, pero más picante o un “molli” caldoso como algunos de los que ya preparaban los indígenas con carnes, aves o pescados, que con el paso del tiempo se popularizó con el nombre de “mole de olla”.

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin