Análisis

Reforestando 9 mil hectáreas de tierra degradada en el Perú

Reforestación de tierras degradadas en América Latina para combatir el cambio climático

El Fondo de Neutralidad de la Degradación de la Tierra (LDNF, por sus siglas en inglés), que cuenta con el Banco Europeo de Inversiones como uno de sus inversionistas, acaba de finalizar su primera transacción desde su despegue a fines de 2018. Su inversión inicial se destinará a un programa para restaurar las tierras degradadas en América Latina por medio de la agroforestería.

El programa, denominado Urapi Sustainable Land Use y desarrollado por Ecotierra, busca revertir la degradación de la tierra y combatir el cambio climático mediante la implementación de prácticas agrícolas sostenibles y el fortalecimiento de los modelos económicos de las cooperativas, al tiempo que promueve la inclusión social. El primer proyecto del programa involucra cuatro cooperativas de café y la reforestación de tierras degradadas en sistemas agroforestales productivos en Perú.

La vicepresidenta del BEI responsable de las operaciones del Banco en América Latina, Emma Navarro, dijo: “El costo y la cantidad de desastres relacionados con el clima están aumentando y acelerando la degradación de la tierra, ejerciendo presión sobre las comunidades afectadas. Con más de mil 300 millones de personas que viven en tierras degradadas, el potencial para la migración masiva forzada y el desplazamiento interno es alto y requiere grandes cantidades de recursos financieros. Es por eso que el BEI está apoyando al Fondo de Neutralidad de la Degradación de la Tierra para invertir en proyectos que acelerarán la participación activa y acciones concretas para alcanzar la neutralidad de la degradación de la tierra. Me complace ver que la primera inversión del fondo se destinará a este proyecto de reforestación en Perú, que contribuirá a mitigar los efectos del cambio climático y generará impactos directos positivos para las personas que viven allí.”

Lanzado como una contribución transformadora a la lucha global contra el cambio climático, el Fondo de Neutralidad de la Degradación de la Tierra busca apoyar la gestión sostenible de 500 mil hectáreas de tierra, reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO²) en 35 millones de toneladas y crear empleos o mejorar los medios de vida de más de 100 mil personas, por medio de sus inversiones, con un enfoque en África y Asia. Su objetivo es alcanzar una inversión de 300 millones de dólares en proyectos de gestión y restauración de tierras en todo el mundo para lograr la neutralidad de la degradación de las tierras de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

El LDNF se beneficia de los recursos de la plataforma Mirova Natural Capital y de la gama Althelia Funds al realizar inversiones. Los inversores del fondo incluyen inversores públicos como el BEI, la Agencia Francesa de Desarrollo y el gobierno de Luxemburgo, así como inversores privados como Fondaction, el primer inversor estadounidense del fondo; Fondation de France, BNP Paribas Cardif, Garance y Natixis Gestores de inversiones.

El LDNF proporciona financiamiento a largo plazo, así como asistencia técnica a desarrolladores de proyectos de gestión sostenible de la tierra en los sectores agrícola y forestal. La entidad holandesa IDH ha sido elegida para administrar el Fondo de Asistencia Técnica del LDNF, que apunta a maximizar los impactos positivos de los proyectos financiados por el fondo, para equilibrar la cartera de proyectos, y para implementar un marco para medir la contribución del proyecto. La Instalación de Asistencia Técnica entró en pleno funcionamiento el 15 de enero cuando la Agencia Francesa de Desarrollo aprobó una primera contribución de tres millones de euros.

Cuando el LDNF entró en su fase operativa, la Junta Estratégica del Fondo se reunió por primera vez el 15 de enero, presidida por Monique Barbut, secretaria ejecutiva de la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación. Los miembros del comité son Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y Cristiana Paşca Palmer, secretaria ejecutiva de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica. El propósito de la Junta es hacer recomendaciones sobre la dirección estratégica del fondo y asegurar su alineación con las políticas para combatir la degradación de la tierra y el cambio climático.

Información e imágenes

Comentarios

comentarios

Siguenos!

Países que nos están viendo


Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin